Algo suena en mi nube sonando

Verano en Cadaqués con El Regreso de Abba

Presentación de El Regreso de Abba en Tempo Girona | Foto: Esther Cobos

Hace un par de meses, Yas y una servidora asistimos a Tempo Girona dónde Marc Ros presentó su debut literario titulado El Regreso de Abba, que comparte título con el nuevo doble álbum de Sidonie. Allí, pudimos estar presentes en una tertulia muy interesante que Marc mantuvo con el periodista y escritor Martí Gironell y dónde nos contó algunos entresijos del libro, de como El Regreso de Abba confluye entre la música y literatura. En este post, voy a priorizar la parte literaria, dejando prácticamente de lado la musical.

El libro de Marc y el disco de Sidonie son una misma cosa. Uno empieza donde el otro acaba, incluso ambos comparten portada, diseñada por Matías Krahn. Puedes escuchar el álbum sin haber leído el libro y viceversa. Pero la experiencia sensorial a la que te llevan ambos trabajos es necesaria para todo fan de Sidonie. Os invito a leer este nexo entre álbum y novela en La MusiKalité, blog en el que también soy colaboradora.

Un verano en Cadaqués

La novela nos remonta a la Costa Brava, más concretamente a Cadaqués durante los últimos días del verano de 2019. Abba, la protagonista de esta historia, se encuentra en el proceso de creación de un trabajo discográfico junto Hugo, el cantante y el letrista de Televisores Rotos. Todo este proceso lo retrata Domènech, que es fotógrafo y realizador y preparará un documental sobre esta experiencia. A lo largo de las páginas, conoceremos las inseguridades de Abba, como se ciñe a historias de su pasado que le impiden avanzar y de sus idas y venidas con Hugo y Domènech, con quienes nos regala grandes momentos en la novela.

Abba y Hugo son personajes muy iguales, pero a su misma vez muy diferentes. Según Abba, los dos tienen la misma función: Ofrecer refugio a las personas. Esas personas que como se suele decir actualmente, son casa. Chocan bastante en la primera mitad de la novela, les cuesta trabajar juntos, aunque no es la primera vez que lo hacen. Anteriormente habían colaborado con el tema El Arrecife. Éste es nombrado varias veces a lo largo de toda la obra y la verdad es que esperaba encontrarlo en el álbum. Lo que si encontramos son varios versos de otros temas que si están en el álbum como Códecs o Ragaton. Y, por otra parte, tenemos esos temas que nos llevan a concretos momentos de la novela.

El Regreso de Abba está plagado de guiños y de influencias musicales. En las primeras páginas, vemos un claro guiño a Sidonie, ya que nombran los dibujos animados Aglaé et Sidonie. Hay menciones a una de las míticas salas de conciertos de Barcelona, la sala Sidecar y al programa 180 Grados de Radio 3, conducido por Virginia Díaz. En cuanto a música, al margen del álbum homónimo, hay una lista de Spotify con los temas que van poniendo la banda sonora a las páginas. Y Abba se refiere a que la vida, igual que ocurre en el cine, era más memorable si iba acompañada de una banda sonora. Un guiño más que acertado para definir este ambicioso proyecto en todo su conjunto.

También hay lugar para hacer apología del postureo: “No te fíes de los amigos que haces a partir de los dos millones de reproducciones de una de tus canciones”. Aunque podemos extrapolarlo al no perder nunca tu esencia ni dejarte guiar o venderte por las modas, algo que ocurre a menudo en el mundo de la música.

Otra frase que me llamó la atención también en un primer momento fue cuando Abba explica que va con una amiga y más gente a “gritar como desesperados a un local del barrio. Es para superar traumas. Gritamos para liberar el dolor reprimido”. Conociendo la buenísima relación que tienen Sidonie con Love Of Lesbian, me acordé automáticamente de Allí Dónde Solíamos Gritar.

Mi vida es la música

El capítulo 7 de la novela se cierra con una reflexión de Abba: “La música la había salvado una vez y confiaba que lo volvería a hacer. Mi Vida Es La Música.” Aquí si me vais a permitir que haga referencia al tema y diga que me parece de las mejores canciones de la carrera de Sidonie por su composición y por ese retrato autobiográfico. En primer lugar, de Marc, y conforme va avanzando, de la historia de la banda.

Sidonie nunca han sido una banda de grandes composiciones líricas y que te inviten a reflexionar. La marca de la casa son letras desenfadadas y que en directo te montan una fiesta brutal dónde no puedes dejar de cantar y saltar, este mismo verano lo comprobamos de primera mano en el Cruïlla XXS. Sin embargo, siempre han tenido esos versos o temas puntuales que te tocan la fibra.

Marc ha demostrado en la novela que es muy buen escritor y letrista, y en El Regreso de Abba (álbum) si que vemos en algunos temas esas letras más elaboradas. Uno de mis párrafos favoritos de toda la novela, es una reflexión de Abba en cuanto a la percepción que tenemos de la música: “No se puede explicar una emoción como tampoco se puede explicar una canción. Una Sola canción son tantas canciones como personas la escuchan. Es más, una sola canción cambia cada vez que tú la escuchas porque tú ya no eres la misma que la última vez que la escuchaste. Intervienen muchos factores en la percepción”.

El Regreso de Abba es una novela con grandes dosis de música, amistad y con párrafos que te invitan a cuestionarte experiencias vitales. Muy amena de leer y con pinceladas desenfadadas similares al estilo desenfadado que nos ofrece la banda de Barcelona. El complemento perfecto si te ha gustado el último trabajo discográfico de Sidonie y quieres conocer la historia que esconden sus canciones. Puedes comprar la novela en este enlace, así como el álbum en formato CD o en vinilo.

Esther Cobos
esthercobosm@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *