Algo suena en mi nube sonando

Shinova | Foto: Facebook de la banda

Un buen puñado de bandas traerán nuevo trabajo discográfico bajo el brazo este 2021. Una de ellas, es Shinova que trae consigo La Buena Suerte, su sexto trabajo de estudio. La banda está formada por Gabriel de la Rosa, Daniel del Valle, Erlantz Prieto, Ander Cabello y Joshua Froufe. A causa del confinamiento, gran parte del álbum se ha trabajado a distancia. Pero entre banda y productor (Manuel Colmenero), han conseguido adaptarse a la situación y darle forma a este trabajo. Precisamente, uno de los primeros conciertos que se vieron aplazados por el confinamiento, fue el que ofrecían Shinova y Nunatak dentro del Let’s Festival 2020.

El arte de La Buena Suerte ha corrido a cargo de Emilio Lorente, que ha trabajado en artes para Zahara, Sonograma, Fuel Fandango, Alfred García… Un diseño minimalista en tonos azules con una noria que consta de 11 cabinas, una por cada uno de los temas que conforman el álbum. La noria simboliza las vueltas que da la vida y que podemos extrapolar a los tiempos inciertos que nos está tocando vivir.

Shinova comenta acerca de La Buena Suerte: «Nuestro anterior trabajo, Cartas de Navegación reflejaba un momento más oscuro, más triste. La buena suerte es el resultado de quien ha conseguido salir a la luz». Vamos a viajar a través de las 11 pistas que conforman La Buena Suerte.

La Buena Suerte, canción a canción

Abre el álbum uno de los temas que ya conocíamos previamente, Puedes apostar por mí. Esta es una canción que va subiendo y que que se consolida con la batería y los coros en el estribillo. Un tema que gracias al instrumental, nos evoca a la BSO de cualquier película o serie, con subidas que nos dan momentos de epicidad.

Posiblemente Te debo una canción sea una de las letras con más carga emocional que encontramos en el álbum. Es junto a Torre de naipes los dos únicos temas que se gestaron durante el confinamiento. Un tema con una letra profunda y que podemos considerar una oda al agradecimiento. Te debo una canción llega y te apuñala, y, bajo mi punto de vista, es una de las mejores canciones de toda la discografía de Shinova, tanto por letra como por ese instrumental que va y viene.

Los sonidos in crescendo parece ser la marca de la casa en este álbum. En La sonrisa intacta, tras unos primeros versos con un instrumental discreto, se incorpora la batería y unos riffs que ayudan a subir el tema. Le sigue Torre de naipes, que tiene un mensaje crítico, con doble filo… ‘Y se agotan las excusas amarnos como nunca’.

Los mejores momentos son los que están por llegar…

La siguiente pista es Solo ruido, con un estribillo pegadizo y que te deja tarareando ‘Ruido, es solo ruido’ durante un buen rato. Aquí, además, percibimos la voz de Gabriel distorsionada en algunas partes de la canción. Tal como comentan Shinova, este tema es ‘un canto a lo importante, a aquello que construye y que ayuda a seguir caminando aislando todo aquello que solo aporta negatividad’. A continuación, Ciudades, nos vuelve a llevar a esas sonoridades más lentas. Al llegar al estribillo, llega la luz. Un poco el mismo patrón que va siguiendo todo el álbum, y que hace que aunque sea una canción bonita quede un poco eclipsada al estar entre dos temas potentes.

Ídolos (Los mejores momentos están por llegar) fue el primer adelanto que conocimos de La Buena Suerte, y que Shinova presentaron hace prácticamente un año. Un tema que debido al momento en el que salió, durante el confinamiento más severo, cobró una nueva dimensión. «Que los mejores momentos sean los que están por llegar, que no se agote la fe y que la suerte nos venga a buscar». Un chute de energía y optimismo para la situación que estamos viviendo

Palabras, junto a ELE es la única colaboración del álbum. Tengo que reconocer que no conocía a ELE y me gusta mucho como empasta su voz con la de Gabriel. Le aporta mucha dulzura en el estribillo y la subida a dos voces le aporta un toque fresco al álbum. Los sintetizadores, la guitarra, los coros… ¡Todo el conjunto es un acierto! Poco a poco nos vamos acercando al final de La Buena Suerte de Shinova, y es el turno de Mi vida sin mí. Un inicio prácticamente a cappella nos evoca a un tema que parece ser de visionarios. Es una de esas canciones que podrían describir a la perfección el último año que estamos viviendo. Pero no, está escrita antes de que explotara todo, pero ha ganado una nueva interpretación.

Gigantes es el típico tema que escuchándolo en versión estudio, ya visualizas que en directo va a ser intenso. La subida del estribillo pide a gritos la aportación del público, además del puente con el riff y las palmas. Ya en la primera escucha del álbum, le ‘eché el ojo’, siendo mi favorita entre las canciones que aún no conocíamos. Y acabamos con Ovnis y estrellas. Un tema con toques lentos y que llega tras la intensidad de Gigantes, el el broche de oro para La Buena Suerte.


La Buena Suerte trae consigo luz, temas que fueron concebidos con un significado, pero que las circunstancias actuales le han dado otro matiz. Combina a la perfección temas uptempo, otros más lentos y, sobre todo, algunos que han venido para quedarse. Cartas de Navegación tenía el listón muy alto y, si La Buena Suerte no lo ha superado, ha faltado bien poco para conseguirlo.

¿Te ha gustado La Buena Suerte y quieres comprobar cómo suenan estos temas en directo? Shinova ya han confirmado las primeras fechas de la gira que puedes consultar en su web. Esperemos que se vayan ampliando y que muy pronto podamos disfrutar de este álbum y otros muchos de sus temas en directo.

Esther Cobos
esthercobosm@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.