Algo suena en mi nube sonando

Para quien habéis vivido el Festival de Les Arts, se quedan cortas las palabras al poder volver a sentir la música en directo con toda su fuerza, con la magia de vivirlo sin restricciones y poder darlo todo al  vibrar con cada una de las bandas que nos hicieron disfrutar de un festival que cautiva, no sólo por el cartelazo que nos brindaban, sino por el entorno en el que se vive, es encontrarte  en un microclima musical paralelo al exterior, podríamos instalarnos eternamente en esa burbuja.

El festival  dio su  pistoletazo un día antes ( jueves) con la fiesta inaugural Circuit de les arts en La  casa  de la Mar by Heineken con TU OTRA BONITA, con entrada gratuita, calentándonos las venas como ellos bien saben para comenzar la jornada festivalera con toda la buena vibra que siempre nos regalan.

Dos años de esperar para que se abrieran por fin las puertas, para  saltar, quedarse sin voz y disfrutar de lo que siempre nos une y nos llena de vida, LA MÚSICA.

Para todo el equipo humano que conforma  el festival, creo que  la frase “No hables de milagros  si no estás aquí» de La M.O.D.A, podría resumir todo ese camino de espera y batalla por llegar a conseguir realizar la nueva y esperada edición.

“No hables de milagros  si no estás aquí»

La M.O.D.A

Maren fue la encargada de encender los cables de el escenario Coolway con su pop independiente cálido y a al vez lleno de fuerza.

Si hay algo que nos encanto, es que en ningún momento los directos se solapaban, ¡eso si!, no te daba tiempo ha irte por las uvas. Era terminar uno y empezar otro en el extremo del recinto, y en este caso fue SUU quien inauguro el escenario Heineken, con sus letras llenas de optimismo y de empoderamiento, con su mirada guerrera y su voz dulce que nos recuerda que no podemos dejar de creer, con ese neoindie tan de arena y sol y como si los grupos se conectaran entre melodías sonaba Valira con su rock y su último trabajo Supernova, para, de ahí, viajar hacía La Habitación Roja con temas que nos han acompañado durante años como “indestructibles», «ayer” o regalarnos temas de su último disco “Años luz» , con la sorpresa para todos de pedida de mano, por parte de un buen amigo de la banda, para su chica, y con un SÍ con besazo incluido en directo, viviéndolo todos a la vez  y emocionándonos, y es que unir la música y el amor y que suene “voy a hacerte recordar” es too much.

Santero y los Muchachos con su Rock reposado y ese último trabajo de Cantina, con esas “rancheras” llenas de amor,  desamor y barras de bar, con sus letras cargadas de historias de vida, con temas como “Ventura” que nos hacen creer en el amor, el de verdad, el que te une en lo  malo y en lo bueno, y después de ese chute de carácter musical llegaba la “BANDINI” Rigoberta Bandini, y aquí ya os digo que a pesar del frío que hacia, llenamos los cuerpos de calor, porque es que ella y su banda saben lo que es hacer “Fiesta”  y cantarle a la soledad con alma de verbena, y es que si no habéis vivido aún un directo de ella y en Les Arts fue la primera vez, os aseguro que el  subidón emocional os debe de estar durando añadiendo un extra de hacernos disfrutar por vez primera de su ultimo sencillo “julo iglesias”. Os tengo que reconocer que me quedo sin voz cada vez que la veo en directo y suena “perra”, para mi debería de ser himno nacional, y poder disfrutar mirado a ese cielo de Valencia rodeada en se marco, fue un autentico regalo.

Foto facilitada por el Festival de Les Arts

Y lo que viene siendo no parar de levitar musicalmente, aparecía en escena Siloé con su indie pop cañero, con esas bases y sintes que nos hacen botar con temas como “Levita y ven» y en un directo en el que nos sorprendieron con su cambio de presencia en el escenario Coolway, y  es que de pronto a parecieron en mitad  de la pista tocando en acústico uno de sus temas, conectando más si cabe con el  público, un público que sabía que Siloé no defrauda y nos remezclaba unos Daft Punk con la esencia de ellos, ahora coge y sigue flotando porque después   en el escenario Heineken, llegaban Vetusta Morla, y aquí si que os digo que me faltan palabras para describir un directo suyo, que ellos son simplemente increíbles, que nos hicieron levitar por completo y es que los Vetusta son parte de muchas vivencias nuestras y eso se transmitía y se palpaba en el aire, en ese aire inundado de voces cantando a la vez “Dejarse llevar suena demasiado bien” o “ Ya no sé si encomendarme a tu calendario lunar” , vivir “La virgen de la humanidad” en directo os tengo que decir que es teletransportarme a un mundo paralelo increíble, y  que decir de sentir “Copenhague” con todos los móviles iluminando Les Arts y flotando a la vez, como si todas nuestras almas se unieran en una, eso ya os digo que no tiene precio vivirlo, quedarse sin voz y bailar sin importarte la resistencia física y es que ellos consiguen eso:

“Que más dará cuando tu andas cerca, queda en suspenso la gravedad”.

Finisterre-Vetusta Morla
Foto facilitatada por Festival de Les Arts

Y con todo ese bimbazo emocional llega Amatria para no dejarnos reposar el cuerpo y seguir al ritmo de su pop y electropop que nos llena de buena vibra y energía y es que “Chinches» es de esos temas que te da subidón si o si, y lo bueno de disfrutar de él es unirlo con la traca final del día, de la mano de sus socios Elyella  Djs, con esa marca inconfundible de su sello Vanana Records  y ese Vanna megamix lleno de todo su espíritu rítmico, con “El fin del mundo (Innmir & Elyella Remix) y poder bailarlo como si no hubiera un mañana todos a una,  terminado con los ojos lleno de brillo a purpurina ( por la fiesta) y que suene como despedida ese mix de  “Todo lo que importa esta en el aire” es de aúpa.

Tengo que reconocer que vivo la música de una manera muy intensa y no soy muy de festis, pero Les Arts ha conseguido crear un entorno en el que unx es capaz de danzar en su universo, también os tengo que decir que tiene detalles súper chulos, como el market, la zona de maquillaje donde se nos llenaba la cara de fantasía, las zonas de las foodtracks y bebidas que abarcan una buen distribución y variedad para satisfacer todos los gustos y con esa zona vip con vistas privilegiadas para disfrutar con más libertad de movimiento en medio de tanta multitud.

Foto facilitada por el Festival de Les Arts

 Llegaba el sábado y el  día de acabar de darlo todo, para cerrar la jornada festivalera. Con un cartel que poco tenía que envidiar al día anterior. Esta vez algo más temprano, se abría el hilo musical más emergente, en el escenario Coolway, con  Novembre Elèctric , seguido de Confeti de Odio y Karavana, con esa energía repleta de buen rollo festivo que como  ellos dicen lleno “de guitarras sucias y letras cursis” con su último trabajo “Muertos en la disco»,  dando paso a Chica Sobresalto y su voz aterciopelada con ese Pop lleno de letras sin tabús, haciéndonos viajar por su sistema y llenándonos de “Adrenalina”.

Y la juerga llegaba al  escenario Heineken de la mano de Varry Brava, una banda sin prejuicios, descarada y efusiva, de esas bandas que nada más verles salir al escenario  sabes que te lo vas a disfrutar, y así fue, porque lo de “Horteras” nos gusta y así se lo  hicimos  notar a ellos.

Sexy Zebras  llegaba para sacarnos ese lado más canalla y disfrutar de la potencia de su Pop Punk, con letras directas, y es que cantar bien alto su tema “Tonterías” es un subidón, y de subidón en subidón llegaba LA M.O.D.A, que llenan un escenario en todos los sentidos, no sólo por la cantidad que son encima de él, si no porque su música traspasa y nos toca de lleno, verles es evadirse por completo del mundo y disfrutar del  poder de la música en directo  al completo. Temas como “1932”, “  PRMVR” O “ Héroes del  sábado” y que todo se inundara cantando:

“¿dónde están los que pueden parar el mundo sólo con mirar?”.

Héroes del sábado-La M.O.D.A

La sorpresa fue cuando David se bajo del escenario y se fue hacia la valla del público, para cantar con todes, iluminando todo el  recinto y uniendo las voces, y es que este  septeto con influencias folk, blues, rock & roll y punk, nos tienen más que eclipsaes.

Foto facilitada por el Festival de Les Arts

Vuelta al escenario Coolway (eso sí, haciendo una parada para recargar fuerzas), disfrutábamos de Veintiuno, con su Pop claro y transparente, desplegando toda su esencia en ese escenario repleto de un público entregado y es que a la vez también podíamos disfrutar de la energía que desprende pinchando INNMIR  en la carpa Aperolspritz, llenándonos de un buen rollo increíble con sus mix y su estilo y no dejarnos parar. De nuevo otro  subidón a cargo de Fangoría, y os tengo que reconocer que cantar a grito pelado “A quién le importa» es un subidón,  igual que cantar mirando al  cielo “Momentismo absoluto” y que te sorprendan al sonar el tema de “Perlas ensangrentadas”, de nuevo es un subidón,  y Les Arts supo aprovecharlo inundándonos con fuegos artificiales para despedir el show de Fangoria, pero es que aún quedaba mucha traca valenciana y es que aparecían La La Love You  para no dejarnos parar el body al ritmo de sus remixes y con el himno de “El fin del mundo” o el “Big bang” y de “Big bang” iba la cosa porque ya si que si era el final, y no podía haber uno mejor que con los amos de Viva Suecia, y es que os aseguro que es un despliegue de carga eléctrica tremenda, que desde que sonó el primer acorde, Les Arts, se llenó de suecos hasta la médula, porque ellos saben al igual que nosotres que “necesitábamos tato disfrutarnos todos”, temas como “Lo que te mereces” y quedarte sin voz, o “La voz del presidente” con esa letra reivindicativa:

“Nunca te canses de oír, somos la rabia que nos han obligado a sentir”

La voz del presidente- Viva Suecia

Catarle al universo  “A dónde ir”, pero lo que ya fue un orgasmo musical colectivo, llegó al escuchar los primeros acordes de “Amar el conflicto” y estallar con eso fuegos artificiales  de nuevo, pero ahora con la letra al compas para darle toda la emoción y sentimiento posible, y es que os aseguro que allí de verdad todo lo que importaba nos elevaba en el aire, en ese aire musical  que nos lo guardamos en el  corazón, porque vivir la música así es algo que se queda tatuado en las venas.

Foto facilitada por el Festival de Les Arts

Gracias por hacerlo posible, por regalarnos todos esos momentos llenos de vida y de ritmo, gracias The Music Republic,   por dejarnos formar parte de este retorno, y gracias a toda la organización del Festival de Les Arts por el trabajo realizado y por el trato.

¡VIVA LA MÚSICA, VIVA SIEMPRE!

Cris Leo
astronautasazules@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.