Algo suena en mi nube sonando

Siempre me emociona adentrarme en  una nueva familia y aquí estoy, en mi primer post para Algo suena en mi nube y trayéndoos a un artista que me robó el alma desde el primer minuto que le escuché. Teniendo como grandes influencias a Bon Iver, Damien Rice y toda esa gran ola indie que llena festivales e inunda verdades.  Nacho García, St Woods, ha llegado para quedarse con unas letras dolorosas pero reales junto a una melodía que te acaricia la piel mientras le disfrutas con tus cascos.

¿Cómo empezó su aventura en la música?

Cuando era adolescente tenía un grupo de punk rock que versionaba canciones de grandes del momento como Green Day, aunque realmente su inicio en el mundo de la música empezó cuando decidió irse a estudiar a Bélgica hace unos años. Allí empezó a tocar en la calle, viviendo una experiencia emocionante con la que puso la primera piedra en su camino. En ese instante también empezó a recolectar un poco de dinero con el que comenzó a vivir una transición del punk rock al acústico dentro de un ambiente de puro indie con aires de folk. Él mismo comentó en una de sus entrevistas que su sonido se lo debe a lo que escucha y a la necesidad de vivir con y por la guitarra acústica, su vía de escape.

St Woods, pura alma.
St Woods, pura alma.

Uno de los toques claves que diferencian la música de St Woods de todos los demás es su falsete, el cual nació de la escucha de diferentes artistas que han completado su panorama musical en el ámbito de la creación como son: Bon Iver, James Vincent McMorrow, James Blake, una gran variedad de compositores que tienen las texturas vocales como instrumento. Es inevitable que cada artista nazca a partir de lo que escucha y St Woods es un ejemplo de ello, quien muestra un reflejo claro pero que no por ello es algo negativo, al contrario, si no que forma parte de su aprendizaje en este mundo tan complejo de la música.

Ya adentrándonos en la música de St Woods, el año pasado pudimos disfrutar de su primer trabajo llamado “Bones” con el que nos dio su carta de presentación a la música y después de devorarlo mil y una veces solo podría resumirlo con la siguiente palabra:

Delicadeza.

Una suavidad musical insuperable, la voz de Nacho se entremezcla con la música acústica de una forma que sin darte cuenta te rodea todo el cuerpo y te acuna hasta sentirte en paz. Dentro de “Bones” hay dos canciones que personalmente me enamoraron y después, hemos podido disfrutar del primer single de lo nuevo que nos traerá St Woods, “my honor” del cual os hablaré posterior a los dos temas de su primer trabajo.

El primero de ellos es “On me”, el primero que escuché de él y con el que, tan solo disfrutar de los primeros 30 segundos dije: Uau.

“On me” es el comienzo del primer trabajo de Nacho y a la vez el comienzo de su aventura, de una manera tan cálida pero real y sorprendente… Porque cuando le cantas a ese amor tan duro pero por el que aguantarías todo… es duro aceptarlo pero a la vez es la realidad: cuando amas de verdad, de corazón, sufres y aguantas pero como todo lo humano tiene un límite. Es imposible que cuando escuchas este tema no se te encoja el corazón, la verdad.

El segundo tema de “Bones” que me enamoró al 100% de ST Woods es “Wasted love”, una letra tan dolorosa pero real a la vez que deja sin palabras.

No mentiré que cuando lo escuche este tema dije: Ed Scheeran estaría orgulloso. Hay una mezcla musical y letral impresionante, porque St Woods ha creado una base para esta dolorosa, pero que muy dolorosa letra, que se une por completo. Qué pena es que te engañen, que te hagan perder el tiempo o que te hagan creer que te querían cuando no era verdad. Así que, ¿Por qué no mejor ser reales y decir la verdad, aunque duela?

Y quiero cerrar esta pequeña presentación con “my honor” el primer single de su futuro nuevo trabajo, el cual empieza con un solo de piano y la suave voz de Nacho, adentrándonos en una historia tan tierna y humana que solo te puede emocionar y llenar el alma.

Con un guiño a alguien tan importante para él como es su abuela, “my honor” es pura dulzura encarnada en la voz de Nacho, algo que no sorprende pero a la vez sigue emocionando como todos sus anteriores temas. La base de cuerda que va acompañándole mientras toca el piano y nos deleita con su falsete… es simplemente inigualable.

Un artista diferente, con un toque que enamora y llega, algo que hemos olvidado durante mucho tiempo… la música existe para rompernos en mil pedazos y rehacernos y él, St Woods, es un ejemplo de ello. Su talento consiste en llenar vacíos de alma y romper corazones llenos, removernos de una manera inigualable para hacernos ver el dolor que nos cegaba a la verdad o la pena que nos comía por dentro.

2021  no será un año fácil pero si podemos asegurarnos de algo, la música no morirá porque existen talentos como St Woods.

Emma Martín
martinemma20@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.