Algo suena en mi nube sonando
Santi Balmes

México: allí donde solíamos gritar, a más  de 9.000 km de distancia, entre velas, flores de cempasúchil, fotografías, calaveras y papel picado, fue como Love Of Lesbian  hizo recordar una fecha muy importante a su familia mexicana: “El día de muertos”. Con esta temática,  la banda se presentó ante cientos de fans que a distancia siguieron la  transmisión de este concierto tan especial: “México: allí donde solíamos gritar”.
La cuenta regresiva hacía larga la espera, hasta que siendo las 03:30h en Barcelona, 20:30h en México,  aparecieron Santi, Julián, Jordi, Ricky, Oriol y Dani listos para deleitar a quienes esperábamos impacientes.
Todo estaba preparado y la noche iniciaba con “Allí donde solíamos gritar”, “Los días no vividos”, “1999/2009”, “Voy a romper las ventanas”“Incondicional”, uno de los temas más solicitados y que Santi argumentaba que la habían tocado solo un par de veces, sin duda, fuimos afortunados en escucharla. 
Los espectadores mientras tanto, hacían presencia en el chat dejando mensajes de emoción e interactuaban como si estuviesen en la  sala de conciertos. La banda continuaba con “Música de ascensor”, “Cuestiones de familia”, “Wio, antenas y pijamas” y “Belice” en la que aprovecharon para recordar sus inicios en México cuando se presentaron en el bar “Caradura”. Llegó el turno de “Club de fans de John Boy” haciendo en esta un breve homenaje al grupo mexicano de rock Caifanes interpretando el estribillo de uno de sus temas más representativos: “Afuera”; Santi hizo una pausa  para dedicar “Los males pasajeros” a todos aquellos que han pasado momentos difíciles tanto económicos como de salud durante esta pandemia. 
El concierto llegaba a su fin: “Contraespionaje”, “Bajo el volcán”, “Cuando no me ves” y “Oniria e insomnia” con la que cerraron una noche mágica e #Irrepetible. 

La banda se despedía  ante una cámara, para todos fue un concierto diferente, no hubo aplausos, no hubo gritos, pero sí un público que a cientos de kilómetros coreaba  y hacía suyas las canciones, un público que compartía fotos y experiencias en redes sociales haciéndoles saber que después de todo nunca estuvieron solos.
No cabe duda de que somos seres que disfrutamos de experimentar, de sentir el momento y la emoción de ver tocar en vivo y en directo a nuestra banda favorita, pero hoy es el momento de que apoyemos a la industria musical y los conciertos vía streaming son un gran paso para que dentro de poco podamos vivirlos como se merece.

Foto y texto: Flor Valdés.

Yasmina Berdugo
yasmina.berdugo@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *