Algo suena en mi nube sonando

El San San Festival de Benicasim abrió sus puertas el pasado fin de semana para comenzar la temporada de conciertos de verano. Fue el primer evento de grandes dimensiones, al aire libre, que no contó con restricciones sanitarias. Desde el jueves hasta el sábado decenas de artistas importantes de nuestro país y también algunos internacionales pasaron por el festival.

El evento reunió a 40.000 personas que pudieron disfrutar de Shinova, Rozalén, La Casa Azul, Hinds, Tanxugueiras, La Bien Querida, Veintiuno, Fuel Fandango, Steve Aoki o Dani Martín, entre otros.

Hay que reconocer que la organización hizo un muy buen trabajo. El festival recuperó la zona de acampada que había antes de la pandemia al exterior del recinto, mejoraron los accesos, la dinamización de flujo de personas era muy buena y se implantaron nuevos recursos para hacer un festival más sostenible.

Dani Martín cabeza de cartel del festival

El San San fue el primer festival de Dani Martín en solitario, éste revolucionó a todo Castellón porque minutos antes de que empezara su actuación, las zonas de aparcamiento del festival estaban ya al completo (y no se puede decir que fueran pequeñas) y los rezagados de última hora tuvieron que apañárselas y andar unos 25 minutos para poder llegar al recinto. Él solito vendió probablemente un cuarto de las entradas del festival. Su repertorio centrado en las nuevas versiones de El Canto del Loco atrapa al público desde el primer momento.

Rozalén empezó intensa hasta que sacó su versión más festiva

Rozalén arrancó su concierto con sus canciones más comprometidas, recitó a Miguel Hernández y apeló a la conciencia colectiva para no olvidar las guerras, los refugiados o la memoria histórica. La segunda parte de su show estuvo marcado por sus temas más festivos, en todo momento acompañados por proyecciones y su espectacular banda. Su directo es muy bueno y su voz una maravilla.

Tanxugueiras hicieron historia al acercar al público festivalero su propuesta en gallego y de raíz tradicional

La curiosidad por comprobar qué tipo de show nos ofrecerían Tanxugueiras fue máxima. La verdad que al principio llegué a padecer por ellas, en los primeros segundos iban poco coordinadas encima del escenario y la máquina de humo parecía que iba a ahogar a las chicas y a todos los ahí presentes en primera fila. Pasados los minutos todo fue asentándose y nos ofrecieron un muy buen espectáculo con coreografías, panderetas, electrónica y percusiones.

La Casa Azul sigue siendo uno de los directos que más sorprende al público

Los conciertos de La Casa Azul son un chute de alegría y buen rollo descomunal. Es una sucesión monumental de temazos que va dejando momentos impagables como “La revolución sexual” y su mash-up con “Rumore” de Raffaella Carrà (uno de mis favoritos) o cuando Guille se sienta al piano a cantar “Yo también” que da paso a una versión de “Corazón partío” de Alejandro Sanz (la reacción del público cantando con él fue uno de los momentos del concierto). No faltó su nueva canción “No hay futuro” que ofrece unas interesantes mezclas entre la psicodelia de los 60, el pop más clásico y hasta el euro disco, para mí tiene todo lo necesario para convertirse en otro éxito.

A Nita de Fuel Fandango se le queda pequeño el escenario

Moría de ganas de ver a Fuel Fandango y no decepcionó, su show con melodías flamencas y música electrónica hizo que fuera una de las propuestas más diferentes de la noche. La energía que transmite la banda en el escenario es brutal, hay momentos en que el juego de luces y Nita llegan a ser hipnotizantes.

Shinova lleva su espectáculo a un nivel muy alto

No me preguntéis por qué, pero veo a Gabriel de Shinova como a un trovador del siglo XXI, serán sus gestos, su voz… No sé, pero me encanta. Todo el grupo tiene un rollazo increíble. El momentazo del concierto fue cuando Gabriel sorprendió al público metiéndose de lleno entre ellos. Se notaba esa necesidad de contacto, vernos las caras… después de estos dos años agobiantes.

En resumen, el San San es uno de los mejores festivales de nuestro país, además Benicàssim nos ofrece sol, playa, buenas ofertas gastronómicas… ¿Qué más se puede pedir? 

Claudia Win
hola@claudiawin.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *