El pasado Sábado en la sala Apolo de Barcelona, dentro del Festival Mil·lenni , asistimos al estreno en directo del cuarto álbum "Universo por estrenar" (Subterfuge, 2019) en el que por primera vez todos los temas son en castellano ( personalmente siento que ha sido todo un acierto).

El pasado Sábado en la sala Apolo de Barcelona, dentro del Festival Mil·lenni , asistimos al estreno en directo del cuarto álbum Universo por estrenar (Subterfuge, 2019) en el que por primera vez todos los temas son en castellano ( personalmente siento que ha sido todo un acierto).

Para poneros en contexto, “Universo por Estrena”  es un disco con un estilo muy propio, con sonidos cargados de psicodelia atmosférica, pop con la experimentación y cambios de tempo, donde la peculiar voz de Ana López Rodríguez se  mezcla a la perfección con ese clima tan místico y galáctico. Sin perder su estilo y sus influencias de los 60 y 70 , con esos giros y esos contrastes de ritmos que en aquella generación musical tanto nos alucinaban.

La banda salía al escenario silenciosa, para empezar con una intro instrumental donde nos sumergirían nada más comenzar a ese universo propio , creado para hacernos levitar enlazando el ritmo para dar paso a la primera canción “Astros”.

Musicalmente consigue a la perfección recrear otra atmósfera, pero si se acompaña como es el caso, con imágenes en pantalla de universos, astronautas, fondos psicodélicos, y luces de colores de neón, la combinación es perfecta, pero es que si además le añadimos la calidad musical de la banda formada por varios miembros de Rufis T. Firefly: Victor Cabezuelo a los teclados y Julia Martín Maestro a la batería ( que maravilla como toca),  Antonio Trapote a la guitarra y Chumi al bajo, para que queremos más, eso es un viaje asegurado para los sentidos.

Un directo que transmite el componente emocional y místico, con esa manera de interpretar sentimientos y vivencias, donde la producción de James Bagshaw (Temples) se aprecia en cada uno de los viajes que nos adentran.

Es un directo donde al publico se le regala, más que un universo por estrenar,  un sonido por descubrir, porque os aseguro que uno queda impregnado de vivir una experiencia rítmica fuera de lo habitual, para los que cerramos  los ojos en alguna ocasión mientras escuchamos, en un directo así, cuesta no elevar los pies.

Ana nos agradecía a todos los asistentes, el haber escogido  su directo , con la variedad que esa noche había en la ciudad condal, y nos decía con su timidez al hablar ( que no es muy dada a ello porque cree que lo de hablar no es lo suyo) que en Barcelona siempre se siente como en casa, que se siente muy arropada y querida, y entre risas suelta un “la verdad es que no sé porque no venimos más, tengo que mirar eso”.

Aún que ella  no  sea dada a eso de  hablar, la  realidad es que tiene mucha gracia al hacerlo, porque lo hace con toda la naturalidad del mundo y con su verdad, y si le  sumas el acento, es adorable , porque su personalidad arrolladora pero también frágil nos acerca más a ella, a entender ese mundo interior tan creativo, lleno de movimiento y de contraste.

No faltaron ni uno de los temas de la nueva etapa musical de la malagueña, “Hormigas“,  “La Mente Hambrienta” , “Sola con la Luna“.  Anni canto con dos micros puestos, uno de ellos como con el tema “El Tiempo” conseguía ese efecto distorsionado y atmosférico de la voz.

Nos hablaba del tema “Buen ahora” que se encuentra al finalizar el disco (El Tiempo) pasados unos segundos aparece, y nos cuenta que habla de disfrutar el momento de ese  “Carpe Diem“, aún que la canción dice que es muy oscura, el mensaje es ese, el aquí y ahora.

También nos habló de la importancia del tema de “La vida esta en otra parte” (tema que especialmente me encanta, por como expresa esa otra vida interior), que  fue muy importante a la hora de crear y componer el disco, donde surgió a raíz de un libro de Julio Cortázar, que se llama “Clases de Literatura” ( si tenéis oportunidad, leerlo porque te adentra en un mundo imaginario muy rico) y habla precisamente de eso, de otra realidad, de creer lo que no vemos, pero sentimos,  y nos contaba que le inspiró mucho en dejarse llevar musicalmente, en hacer estructuras diferentes, en hacer pausas atípicas donde quizá el ritmo no lo exigía, pero como dice ella “donde el pop no lo pide pero si lo pide tu cuerpo, tu corazón, tu boom”.

Con su pandereta que se la puso hasta de corona y su guitarra electro-acústica, nos regalaba todo un despliegue de virtuosismo.

Nos canto versiones como  “Hello”  o “White Rabbit” de Jefferson Airplane, (con dibujos en la pantalla recreando ese Alice in the wonderland) y nos adentró en otro directo, donde nos interpretó tres temas en acústico, solo ella y su guitarra, y nos decía ” ¿os apetece?” y el público, como en todo el concierto entusiasmado y aplaudiendo por supuesto dijo que sí, a lo que ella contesto “menos mal, porque me llegáis a decir que no y me hundís”; nos habla de “Locked in Verses” (canción que le hacía mucha ilusión tocar, dicho por ella, donde se arrancaron unos aplausos) y de lo que hablaba “Ridiculous Games 2060″ de que todo se estaba volviendo muy frío, de que ya no había esa cercanía, de que todo sería a través de ordenadores, todo el mundo en sus casas… y una voz entre el público grito “visionaria”  a lo que todos nos reímos y ella contesto “espero que no eh”.

No falto la  versión de “Take on Me” de A-ha, donde cantamos y acompañamos en todo momento a la malagueña, que hasta ella no veía el final del tema por el énfasis recibido, y es que al finalizar su parte en acústico se llevo un aplauso bien extenso.

Buen viaje” fue éxtasis puro musical y os aseguro que nos teletransportamos a otro lugar, que trallazo de tema ecléctico pop (que maravilla) y el broche final fue con “Juramento” con ese ritmo discotequero animado, en el que curiosamente se habla del desamor, donde la batería y el bajo toman los mandos, y es que Anni es así, sabe darle la vuelta a las cosas con una maestría abrumadora y su banda sabe acompañarle con los ojos cerrados, porque no les falta complicidad.

Foto: Iván Gil

Gracias por todas las emociones cósmicas que nos regalas en este viaje hacia ese universo,  en el que nos abres las puertas para descubrir y sentir un nuevo lenguaje musical con tu sello propio.

Flotando como “Un Astronauta” nos dejasteis.

Gracias al Festival Mil·lenni por dejarnos disfrutar en esa estratosfera.

Música en vena y esta vez de otro planeta.

¿Quieres estar al día de las novedades musicales? Entra aquí

Fotos: Iván Gil.